Desde todos los puntos del mundo se demandan embutidos, cuyo proceso de creación es por medio de tripas naturales en La Rioja, las cuales son clasificadas por su tamaño, calidad y por el animal del que provengan. En esta entrada del blog vamos a detallarte cuáles son las tripas más famosas.

En primer lugar, tenemos las tripas de cerdo, las cuales son comúnmente utilizadas para embutidos más frescos y que se condimentan principalmente con sal. Además, dentro de esta categoría encontramos diferentes tripas, como las tripas de cerdo raspado, las cuales se pueden encontrar en multitud de tamaños y formas, llegando incluso a medir 80 metros. Se utilizan sobre todo para la butifarra y el chorizo.

Otro tipo de tripas naturales en La Rioja para embutidos de cerdos es el cular, cuyas dimensiones son menores. Lo normal es que midan unos 60 centímetros. Se utiliza para elaborar salchichones.

Para embutidos de ovino, las tripas se utilizan para embutidos curados y embutidos frescos, así como también para crear salchichas frescas o cocidas. Dentro de este tipo de tripas encontramos tres tipos: las de calidad AB, en salmuera y entubada.

Los embutidos que más se comercializan son los que vienen introducidos en tripas de calidad AB, estos proceden del cordero y se pueden encontrar en diversos calibres. Es importante guardar estos embutidos en lugares con temperaturas suaves y adecuadas para que se maceren de forma correcta.

Por último encontramos las tripas de bovino, cuya utilización está reservada para butifarras, mortadelas, lomo y morcillas. Están compuestas por materiales muy flexibles para aprovechar mejor la materia prima. Se recomienda guardarlas en un lugar a temperatura ambiente.

En Intrespa, S. L. podemos ayudarte y asesorarte en lo que necesites sobre el mundo de los embutidos y su transformación y conservación. Contamos con el certificado SAE de exportación.