Con las tripas naturales de Huesca se hacen los mejores embutidos de España. ¿Sabías que los embutidos son un producto que nació para combatir la fatiga y el frío? Fueron nuestros abuelos y tatarabuelos los que tenían a estos productos como sus grandes aliados, ya que junto a los alimentos del huerto, como patatas y hortalizas, completaban un menú compuesto por un único plato: cocido, migas, pote, es decir, platos que proporcionaban la energía necesaria para desempeñar las labores del campo y resistir al frío invierno. Años después, se consumen también crudos.

Podemos distinguir cuatro tipos de embutidos: embutidos de carne, de vísceras, de sangre y fiambres. También se pueden diferenciar según sean crudos (y dentro de estos frescos y ahumados) o escaldados. Por último, se pueden clasificar también según si son mezcla de ingredientes o puros, según su consistencia, color etc. Existen muchos productos derivados de la carne, por lo que a veces es difícil saber si nos encontramos ante un embutido o no. El truco está en que un embutido es aquel producto que esté o haya estado introducido en tripa, por ejemplo en tripas naturales de Huesca. Embutido sería el chorizo, lomo embuchado, morcón, salchichón, fuet, salchicha, butifarra, sobrasada, etc.

Los expertos en la materia saben que las tripas naturales que provienen del intestino de animales son los mejores contenedores para todos los ingredientes, ya que no interfieren con los sabores de su interior, se mantienen más jugosos y el resultado final es mejor.

En Intrespa, S. L. te ofrecemos las mejores tripas del mercado. Llámanos.