Las tripas naturales de Teruel son el envase y pueden ser tanto naturales como artificiales. Las tripas naturales son intestinos que proceden del ganado porcino, bovino, ovino, caprino y equino y sus medidas en cuanto a peso y volumen son aptas para uno u otro tipo de embutidos.

Metemos carne picada bien condimentada con sus hierbas y sus diferentes especias en una tripa natural para embutidos y obtenemos un embutido. De esta forma se comienza a conservar la carne al mismo tiempo que se produce el secado.

Las tripas no deben obstaculizar el proceso de maduración y deben adaptarse a los cambios microbiológicos. Para permitir la desecación del producto debe ser permeable y permitir que el vapor de agua produzca la desecación poco a poco. Debe adaptarse a su contenido y convertirse en su piel.

Se exige un gran control en su manipulación y un gran control también en higiene, muy específico de la industria alimentaria que puede conllevar un riesgo para la salud pública si sufriera cualquier tipo de contaminación microbiológica.

Los embutidos frescos necesitan nevera antes de consumirlos, en los cocidos el relleno suele ser más suave y se recomienda calentar antes de consumir y los secos se salan y se secan en secadero o al aire libre por un tiempo.

Si vas a adquirir tripas naturales en Teruel para embutidos, es muy importante que tengas presente desde el principio que para cada tipo de embutido, hay una clase de tripa natural. Existen otros factores o parámetros que deberías tener en cuenta antes de hacer tu pedido de tripas naturales para embutidos en Intrespa. Podríamos resumirlos en: calibre, longitud de las tiras, calidad, metros y kilos. A continuación te explicamos en qué consiste cada uno de ellos.