Las tripas naturales en Navarra son biodegradables y comestibles. Y, desde luego, la mejor opción para preparar embutidos.

Una de las tripas naturales en Navarra más utilizadas es la de cerdo. En este artículo te vamos a contar algunas curiosidades sobre este animal que tanto aporta a los seres humanos.

El cerdo es uno de los animales de granja más antiguos. Empezaron a domesticarse hace seis mil años (antes que las vacas), existen unos mil millones en el mundo y, curiosamente, algunas personas los tienen como mascota en sus casas.

Son animales muy sociables y afectivos. Les encanta dormir juntos y el contacto con las personas. Los cerdos se saludan tocándose las narices unos con otros. Comen de todo, incluso reptiles pequeños, disfrutan de la comida masticándola despacio y saboreándola, y ¡no son tan glotones como se dice!

Emiten más de veinte sonidos diferentes para comunicarse: desde saludos hasta para pedir comida. Su gruñido es tan fuerte que alcanza 115 decibelios, como el claxon de un coche. Los pequeños reconocen la voz de sus madres.

¿Por qué se revuelcan en barro? Porque no tienen glándulas del sudor y así protegen su piel. Son más limpios de lo que piensas: no usan el lugar donde comen y duermen como retrete, y les encanta bañarse en agua.

Son una de las especies más listas del planeta y tienen buena memoria. ¡Son más listos que los perros! Pueden recordar sus nombres, largos caminos e incluso personas y otros animales. Les encanta jugar con pelotas y cajas de cartón. Existen historias de cerdos salvando a personas o animales en incendios, ahogamientos o agresiones.

Para terminar, recuerda que el «gorrino» tiene menos de cuatro meses, el «verraco» un macho para reproducción, el «cochinillo» estás siendo amamantado y el «cochino» cebado y listo para matanza.

Somos Intrespa, S. L., nos dedicamos a vender tripas de cerdo y cordero en Navarra. ¡Llámanos!