La historia del embutido ibérico

974 30 68 11
La historia del embutido ibérico

Hay dos motivos por los que se ha disparado la venta de tripas naturales en Vizcaya. El primero de ellos es que se utilizan para la elaboración de embutidos, uno de los manjares de nuestra gastronomía. Y el otro es que cada vez más gente se interesa en hacer por sí solos su embutido, como una manera de comer mejor, más natural y saludable.

Por eso tanta gente compra tripas naturales en Vizcaya. Hay que tener en cuenta que el embutido ibérico no solo es un plato rico, también tiene la virtud de ser uno de los alimentos más característicos de nuestra gastronomía, incluso de nuestra cultura.

La historia de los embutidos se remonta casi cinco mil años. Los egipcios fueron los primeros en utilizar la sal en sus conservas. Por si no lo sabías, esta era capaz de mantener el buen estado de los alimentos. Esta técnica se extendió a lo largo del Mediterráneo, y muchas personas empezaron a aplicarla. Un caso fueron los pueblos íberos.

Esto hizo que nuestros embutidos tuviesen mucha mayor excelencia, tanto es así que, durante la invasión romana, estos se quedaron sorprendidos, y siguieron nuestras técnicas para la conservación.

La invasión árabe fue el momento fundamental en el que los embutidos pasaron de ser un rico alimento, al símbolo gastronómico que conoces hoy en día. El motivo es que los árabes no podían comer cerdo, por lo que el embutido pasó a convertirse es una manera de hacer resistencia a los invasores.

La Revolución Industrial fue la encargada de estandarizar el proceso de producción del embutido, y de darle los últimos retoques, haciendo que su sabor de entonces sea muy similar al que disfrutas hoy en día.

En Intrespa contamos con una amplia gama de tripas naturales para ayudarte a elaborar los mejores embutidos ibéricos.